☎ Llámanos:

Radiografías y brackets metálicos

La ortodoncia tradicional o metálica puede representar algunos retos para el paciente, no sólo a nivel estético sino en otros campos de su vida. Particularmente, se generan muchas dudas sobre el correcto mantenimiento de estos aparatos y su impacto en diversas actividades.

Pero, algo en lo que probablemente pocos se detienen a pensar hasta que deben hacerlo es, si son un problema a la hora de realizar una radiografía. Recuerda consultar con un dentista en Santander ante cualquier duda.

La radiología

Lo primero, será conocer un poco más sobre esta especialidad médica tan necesaria y útil en todas las ramas de la odontología, incluyendo la ortodoncia. Así pues, encontramos que la radiología se encarga de captar imágenes del interior del cuerpo, esto lo hace valiéndose de agentes físicos como los rayos x o los campos magnéticos.

Gracias a las imágenes obtenidas, el profesional de la salud podrá realizar una evaluación más profunda del paciente. Dicho estudio, estaría enfocado en aquellas estructuras que no están a simple vista. De manera que, facilitan el diagnóstico de diversas patologías, lo que deriva en un tratamiento y un posible pronóstico.

En cuanto a cómo se llevan a cabo estos exámenes, podemos describirlo de una forma sencilla. Las imágenes son obtenidas por una emisión de luz que atraviesa el cuerpo y choca con una película radiográfica al otro lado. Es así como, la película captura la sombra proyectada de esas estructuras cubiertas por la piel. En el caso de la odontología en general se trata de toda la cavidad bucal, específicamente la estructura ósea. Aunque, los profesionales de la salud pueden distinguir tejidos y si existen o no anomalías. 

¿Por qué son necesarias las radiografías en la ortodoncia?

Como ya pudimos deducir de lo anterior, este tipo de evaluación resulta de gran utilidad a la hora de determinar los problemas que tiene el paciente en sus estructuras no visibles. Así pues, en el caso de iniciar un tratamiento de ortodoncia, esta información es de vital importancia.

En este sentido, la radiografía panorámica y la telerradiografía lateral de cráneo, son esenciales para el correcto diagnóstico del problema, sobre lo cual, se tomarán las decisiones del tratamiento a seguir.

Vale destacar que la radiografía no sólo le indica al especialista la presencia de patologías. En el caso de los ortodoncistas, también podrán conocer a detalle la posición, forma y estado de los dientes, así como de la mandíbula y la relación entre todos estos elementos. Antes de iniciar, durante y al culminar el tratamiento de ortodoncia siempre es necesario una valoración y atención a las raíces de los dientes, de ello dependerá en gran medida el plan de tratamiento de ortodoncia o su ajuste en el camino, si es necesario.

Todos estos datos, también le permiten al especialista prever o estimar el tiempo que cada paciente pudiera usar brackets.

Si se llegase a prescindir de estas radiografías, el especialista ortodoncista simplemente no podría diagnosticar, ya que carecería de la información completa de la situación verdadera del paciente, lo que implica un diagnóstico errado o al menos incompleto. Igualmente deficiente, sería el plan de tratamiento.

¿Están contraindicadas las radiografías con el uso de brackets?

Llegados a este punto podemos decir que a lo largo del tratamiento con brackets, será necesario realizar radiografías. Con esto, se busca hacer un seguimiento del tratamiento y determinar si hay nuevas patologías o si todo va tal cual como se ha planificado.

Por otra parte, nadie está exento de que durante el tratamiento de ortodoncia deba realizarse  una radiografía por alguna circunstancia particular. Por ejemplo, sospecha de fracturas, bien sea a nivel de la cabeza o en cualquier otra parte del cuerpo.

Si estas son eventualidades que le ponen nervioso, por su seguridad o por una posible alteración en los resultados, aquí le traemos un poco de información interesante.

Radiografías

Teniendo en cuenta lo anterior, en caso de que fuera necesario llevar a cabo radiografías o tomografías, tanto de la cavidad bucal como en otras zonas de la cabeza o el cuello, no existe ningún inconveniente o contraindicación.

Resonancias y tomografías

En el caso de las resonancias magnéticas que usan ondas de radio y campos magnéticos, al momento de realizar el examen, el paciente debe asegurarse de no tener objetos metálicos consigo. Es decir, no tener monedas, llaves o piezas de joyería, ya que pueden generar riesgos de seguridad.

Sin embargo, con objetos como aparatos ortopédicos o implantes médicos, entre los cuales se incluyen los brackets metálicos, en principio no existen problemas. Esto se debe a que, una vez cementados en los dientes, están suficientemente asegurados.

No obstante, cada caso es particular y pudiera darse el escenario en el que, el radiólogo solicite retirar un elemento particular de la ortodoncia, a los fines de realizar la resonancia magnética sin preocupación de sufrir algún percance.

Resultados confiables de la radiografía

Teniendo claro que son procedimientos seguros para pacientes con brackets metálicos, la duda que queda pendiente es si estos aparatos no alteran los resultados de las radiografías. Pues bien, cuando se trata de radiografías en las regiones facial y orbitaria, pudieran ocasionarse artefactos en las imágenes. Esto no sucede lo mismo cuando se utilizan brackets invisibles.

Esto se refiere a que se produce una distorsión, error o adición en la imagen, que no se corresponde con la realidad del paciente y la zona estudiada. Dicho de otro modo, en la radiografía puede que salgan reflejados los brackets, que en caso de tratarse de una evaluación dental sería normal y fácil de localizar. Pero en caso de una radiografía para otra especialidad médica, se debe tener cuidado de identificar que se trata de la presencia de brackets y no de una anomalía anatómica.

Para evitar estos artefactos, es que pudiera el radiólogo solicitar al ortodoncista el retiro de algún componente de la ortodoncia, lo que le permitirá una evaluación correcta de las estructuras cercanas a la cara y no alterar el diagnóstico.