Curetaje Dental en Santander

El curetaje dental forma parte de las técnicas de sanación para atender las enfermedades periodontales que afectan a la cavidad bucal.

No debe confundirse con la limpieza dental, ya que, el curetaje supone un proceso correctivo, mientras que el otro comporta un método preventivo.

La sensibilidad ante este tipo de tratamiento, dependerá de lo avanzada que esté la enfermedad en el paciente, pero de sospecharse que este puede sentir dolor, se comunicará la necesidad de aplicar anestesia.

¿En qué consiste?

Se trata de la eliminación de la placa bacteriana presente en la dentadura y que, por lo general, ataca a las encías produciendo gingivitis y periodontitis.

Para ello, se cumplen con varias fases que ayudan en la erradicación del sarro que existe en la boca.

Primero, se procede con la limpieza de todo el material bacteriano que se ubica hasta la cara superior de la encía. Justo en esa línea, comienza la segunda parte, en la que se hace uso de las denominadas “curetas”, con las que se hará el raspado y alisado radicular, esto es, la remoción de todos los pedazos de cálculos que se encuentran en la raíz.

Existen varios tipos de curetas y las mismas se usarán dependiendo del tipo de raíz y de la profundidad a la que se encuentra el sarro. También, en relación a este aspecto, se decidirá si es necesaria la anestesia o no, sobre todo cuando la placa ha invadido espacio propio de los huesos, que en algunas ocasiones pone en riesgo de extracción al diente.

¿Cuándo procede?

Normalmente, cuando el paciente se reciente por las molestias en su dentadura, estamos en presencia de alguna enfermedad periodontal y por ende, ya es necesario el curetaje. 

Recordemos que, este es un tratamiento de tipo correctivo que busca eliminar las bacterias que ocasionan dolor, inflamación y enrojecimiento en el área afectada.

En razón a lo anterior, el odontólogo tratante le evaluará y examinará toda la zona, para verificar las áreas afectadas y la existencia de bolsas, que se refiere a la acumulación de bacterias entre los dientes y las encías.

Frecuencia de los curetajes

Dependiendo de lo agresiva que sea la infección, probablemente en una sesión no pueda completarse el tratamiento, sino que sea conveniente realizar el mismo en dos o tres sesiones.

Inclusive, hay casos donde el paciente ha acudido tardíamente a la consulta, y es justo elaborar un esquema de atención en el que se debe tratar la dentadura hasta por un periodo de seis meses.

Pero los curetajes deberán hacerse tantas veces como sea necesario si se presentan los síntomas propios de la gingivitis o periodontitis, por eso insistimos en que es vital, para tener salud bucodental, realizar la limpieza diaria de rutina de los dientes y así prevenir este tipo de afecciones.  

Cuidados posteriores al tratamiento

Luego de haber sido atendido y quedar su encía libre de bacterias, es de carácter estricto que el paciente cumpla con la regular limpieza de su boca y dientes, con lo cual, se busca que los efectos del curetaje no se pierdan y que perduren en el tiempo.

Probablemente sea necesario el uso de algún dentífrico o enjuagues que protegerán la dentadura de ataques de otras bacterias y así disminuir las posibilidades de que crezcan en la cavidad bucal.

También será necesario asistir a la consulta para evaluar cómo evoluciona la sanación y el estado de su dentadura. Dependiendo de los resultados observados, se recomendará una visita trimestral o semestral para los cuidados preventivos que se deben tener, con la finalidad de evitar la recurrencia de dichos episodios.

Existen casos contados en los que las visitas trimestrales no son suficientes para prevenir o erradicar la enfermedad periodontal, la cual permanece en el paciente y por ello, tal vez, sea necesario requerir un tratamiento de tipo quirúrgico. 

¿Cómo prevenir la necesidad del curetaje?

Para evitar tener que ser sometido a un procedimiento como este, que puede ser un poco incómodo, incluso luego de haberse sometido a él, visto que, en ocasiones los pacientes manifiestan sensibilidad al comer o sangrados leves (aunque todos estos síntomas sean temporales), lo más importante es cumplir con una limpieza dental diaria, creando una rutina de higiene donde atienda sus dientes por lo menos dos veces al día, por la mañana y por la noche.

No obstante, hemos reseñado que existen pacientes que poseen una condición que les hace demasiado propensos a crear placa bacteriana y, por ende, suelen sufrir frecuentemente de estas enfermedades. 

Lo más transcendental, es acudir pronto a la consulta con su especialista para evitar que la enfermedad gane mucho terreno en su boca, ya que, eso ayudará a que el curetaje sea menos invasivo y que se requieran menos sesiones para completar el tratamiento, obteniendo los resultados rápidamente, lo que, a su vez, se traduce en mayor comodidad para el paciente.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.