Ortodoncia

Una sonrisa perfecta es un sueño para muchos. Sin embargo, se suele olvidar que esta sonrisa es consecuencia de un buen cuidado bucal o los resultados de una serie de tratamientos. 

Especialistas en Ortodoncia en Santander

Ahora bien, problemas en la formación de las estructuras óseas, pueden ocasionar más que una disconformidad estética. Estas afecciones pueden repercutir en nuestra salud bucal, disminuyendo la funcionalidad maxilar. Afortunadamente, la ortodoncia puede atender estas alteraciones.

¿Qué es la ortodoncia?

Se trata de una especialidad odontológica encargada del estudio, prevención y corrección de las alteraciones en el desarrollo de las estructuras dentomaxilofaciales. 

Dicho de otro modo, la ortodoncia estudia, diagnostica y corrige el mal posicionamiento de los dientes y maxilares. Todo esto con la finalidad de obtener un equilibrio anatómico, al tiempo que mejora la funcionalidad de la mordida.

Es de destacar, que una mala posición de los dientes genera varias complicaciones que van más allá de la estética. Entre las más comunes se pueden señalar, mordida alterada, dificultad para una buena higiene dental, caries, pérdida de piezas, dolores de cabeza provocados por tensión adicional en los músculos, entre otros. 

La ortodoncia, a través del uso y control de distintos tipos de fuerzas, busca movilizar los dientes o todo el conjunto dentario, hasta alcanzar la normalización en las funciones de masticación.

¿Cuándo es necesaria la ortodoncia?

Sólo un odontólogo puede determinar la necesidad de este tipo de tratamientos. Para ello, se apoyará en la historia clínica y odontológica del paciente, así como en exámenes clínicos, radiografías, entre otros elementos que le permitirán realizar un diagnóstico.

Una vez realizados los estudios pertinentes, si el especialista detecta alguna de las siguientes afecciones, es probable que necesite un tratamiento de ortodoncia:

Sobremordida 

Cuando los dientes superiores cubren la mayor parte de los dientes inferiores.

Submordida 

Los dientes inferiores se ubican excesivamente hacia delante o los superiores están muy atrás, con respecto a los inferiores.

Mordida cruzada 

Al morder, el maxilar superior queda dentro del maxilar inferior.

Mordida abierta

Al contactar los dientes superiores contra los inferiores, se presenta un espacio, dificultando el sellado de los labios.

Apiñamiento 

Se manifiesta cuando el espacio disponible en los maxilares, no es suficiente para el tamaño de los dientes.

¿Cómo es el tratamiento de ortodoncia?

En este punto, es necesario advertir que estos tratamientos suelen tomar tiempo. Siendo ello así, es lógico que se den diversas etapas para su desarrollo. Asimismo, no existe una metodología única, sino que cada paciente requerirá de un tipo específico de equipos, aparatos e intervenciones. 

Sobre este particular, es de destacar que, un elemento determinante en el tipo de implementos a ser utilizados por el especialista, es el aspecto económico, ya que el tratamiento puede sufrir sensibles cambios de presupuesto según las preferencias del paciente.

Tratamiento de ortodoncia propiamente dicho

Según cada paciente, el especialista enfocará sus esfuerzos a corregir la anomalía dental. De esta manera, mediante los diversos aparatos con los que cuentan, ya sean fijos o removibles, se dedicarán a la alineación, corrección de la mordida y mejorará el engranaje de los dientes en la mordida y su función. 

Posteriormente, una vez se encuentre avanzado el proceso de alineación y posicionamiento, el siguiente paso será cerrar los espacios entre los dientes.

Es oportuno indicar que, para estos fines, la ortodoncia se vale de diversos aparatos y técnicas. Estos instrumentos se dividen en dos grandes grupos, los funcionales o fijos y los removibles. Veamos cada uno.

Aparatos funcionales

Son del tipo removible, diseñados para cambiar la posición de los grupos de músculos que impactan la función y la posición de la mandíbula. Éstos, permiten aumentar la  longitud mandibular, cambian y transforman la dirección e intensidad de las fuerzas musculares, produciendo desplazamientos dentarios.

Aparatos fijos

El paciente puede quitarlos para limpiarlos, pero al ser colocados se sujetan firmemente a los dientes. Gracias a la acción de elementos mecánicos activos, estos aparatos aplican presión controlada sobre los dientes que se desean desplazar.

Nuevos tipos de tratamientos en ortodoncia

Los avances en el campo de la ortodoncia no se detienen. En razón de ello, han ido surgiendo nuevas técnicas, veamos las más prometedoras:

Ortodoncia Invisalign u ortodoncia invisible

Este es un novedoso tratamiento que permite la alineación de los dientes mediante aparatos llamados “aligners”, los cuales son removibles y transparentes. Son totalmente transparentes por lo que no interfiere en la estética. 

Esta excelente opción, también se encuentra disponible para adolescentes, a esta técnica se le conoce como “Invisalign TEEN”. Los “aligners” son diseñados con características pensadas en la fisiología de los adolescentes, que permite poder calcular el tiempo de uso de los mismos.

Aparatos fijos o brackets

Este tipo de aparatos logran desplazar de forma individual todos los dientes en la dirección deseada. Para conseguir resultados precisos, se requiere de una meticulosa técnica. 

Este tipo de aparatos vienen en diversos modelos que se adaptan a las necesidades y posibilidades de cada paciente, entre ellos tenemos:

Brackets metálicos

Son los aparatos metálicos fijos tradicionales, que se cementan a cada diente y con la ayuda de alambres, gomas y elásticos, ejercen fuerzas sobre cada diente corrigiendo la posición de los mismos. 

Estos aparatos también son recomendables para los pequeños de la casa, ya que las gomas o elementos de divertidos colores les permitirán elegir según sus gustos, haciendo el tratamiento más llevadero.

Brackets estéticos

Funcionan igual que los metálicos, pero de un material más estético como la resina, porcelana o cerámica, que poseen colores similares al de los dientes. Los elementos como gomas y alambres también son discretos de color blanco o transparente.

Brackets autoligables

Este es un sistema mucho más discreto, cómodo, fácil de mantener y ofrece resultados más rápidos.

Ortodoncia lingual

Es un método estético y prácticamente invisible, los brackets se colocan en la cara interna de los dientes con arcos más pequeños. 

Esta técnica resulta ventajosa por no ser visible al sonreír, al tiempo que son cien por ciento efectivos. Como desventaja, se puede contar que es más incómoda que la ortodoncia convencional.

La Fase final de retención

El Ortodoncista se encargará de diseñar un retenedor personalizado, que asegure que los dientes no vuelvan a su posición inicial. El tiempo por el que estos retenedores deben usarse lo determinará el especialista. 

Es de suma importancia seguir las recomendaciones que sobre este asunto haga el odontólogo, pues la intención es que los dientes mantengan su nueva posición, mientras los huesos se remodelan alrededor de los dientes para estabilizarlos permanentemente.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.