Limpieza Dental

Ya hemos hablado en otros artículos acerca de la importancia de la higiene bucal y de nuestra dentadura, así como de la existencia de la Odontología de Preservación, que procura conservar en todo momento las muelas, los incisivos y colmillos, con la práctica de tratamientos que coadyuvan con dicho propósito.

La Limpieza Dental resulta ser uno de estos métodos utilizados para la preservación de los dientes, veamos en qué consiste.

¿Por qué debemos someternos a limpiezas dentales?

Uno de los materiales más presentes en la saliva, es el sarro. Aunque muchos conocen su existencia, pocos saben cómo es la conformación del mismo. En este sentido, el sarro no es más que un conjunto de bacterias que forman una placa, la cual se adhiere al diente y modifica su estado saludable.

El endurecimiento de la placa de sarro, se debe al depósito de minerales que caen sobre ella. Además, el sarro también puede llegar a afectar los tejidos más blandos, ocasionando irritaciones en la zona gingival.

Si el sarro no se elimina a tiempo, puede llegar a acumularse en cantidades sorprendentes causando enfermedades. Entre las complicaciones que puede acarrear esta placa bacteriana están: la halitosis, inflamación en la encía, caries y retracción de la encía.

Por ello, es tan significativo el mantener una buena higiene y realizar limpiezas dentales profundas, con la ayuda de especialistas, al menos una vez por año.

¿Sabías que existen varios tipos de Sarro?

Aunque parezca poco relevante, podemos hacer una diferenciación en cuanto al sarro atendiendo al lugar en el que se aloja.

De esta manera, hablamos del sarro supra gingival y el subgingival.

El sarro supra gingival, es aquel que se concentra en los dientes y en la superficie anterior de la encía. Mientras que, el sarro subgingival es aquel que se aloja en la línea baja del tejido blando y forma bolsas periodontales.

Consecuencias de la presencia del sarro

Uno de los principales efectos negativos del sarro en los dientes, es la afectación evidente que causa en la estética dental. Esta placa modifica notoriamente el color blanco de la dentadura.

Asi es como la sonrisa de la persona pierde atractivo, por la disminución en la apariencia saludable de la misma. Por otro lado, el sarro también es causante de enfermedades periodontales, caries y mal aliento.

En aquellas personas donde la producción de sarro ocurre rápidamente, una de las consecuencias más lamentables podría ser la pérdida del diente.

¿En qué consiste este tratamiento?

Lo primero que debemos saber, es que el objetivo principal de este tipo de limpieza es la eliminación del sarro producido por la saliva y por otras sustancias que suelen modificar el blanco en los dientes.

La saliva en cada individuo es distinta y, por tal razón, algunas son propensas a generar más placa bacteriana que otras. Por ello, es muy significativo estar atentos a nuestra dentadura, puesto que existe un grave riesgo sino se elimina el sarro a tiempo, ya que de lo contrario se crearán depósitos bacterianos que atacan el tejido blando y óseo de la dentadura, dando lugar a enfermedades como la gingivitis y la periodontitis.

Método de Vibración por Ultrasonido

Con este tipo de limpieza, se elimina el sarro a través de las oscilaciones que produce el ultrasonido, lo que conlleva a la agitación del material bacteriano que luego es removido, incluso erradica el cálculo dental, sin ningún tipo de dolor. 

Es el tratamiento más recomendable en casos de Gingivitis.

El Curetaje Dental

Consiste en una limpieza profunda para la eliminación de la placa bacteriana, normalmente se aplica en casos de periodontitis, porque el sarro ha alcanzado el interior del diente y el tejido blando.

Se lleva a cabo con una técnica de raspado y alisado, con la aplicación previa de anestesia. Se utiliza una herramienta llamada cureta y de allí el nombre de este método, con el cual se logra acceder mecánicamente a los depósitos de sarro ubicados en los dientes.

¿Cuándo necesito una limpieza en mi dentadura?

Todo depende del caso específico, ya que, la necesidad de este tipo de tratamientos surge de acuerdo a la calidad de la higiene bucodental que tengamos. Es decir que, en promedio, una persona con una excelente rutina y buenos hábitos dentales, debería practicarse este tipo de limpieza al menos una vez por año.

Otro factor que influye, y que podría modificar el lapso señalado, es la cantidad de sarro que produce la persona y la conformación de la dentadura.

Riesgos Posteriores a la limpieza

Cuando una limpieza no es realizada por profesionales especializados en el área, es probable que exista dolor o incluso que se produzca el deterioro de los dientes.

Lo usual, es que luego del tratamiento, el paciente sienta algo de sensibilidad en su dentadura, pero esto se debe a lo expuesto que queda el diente luego que es eliminada la placa bacteriana. Sin embargo, esto no es motivo de preocupación, toda vez que un buen odontólogo siempre procurará que el paciente sienta la menor molestia posible y de quedar con sensibilidad, esta debería durar entre cinco y siete días.

Es de mencionar que existen casos en los cuales, debido a la invasión profunda de las bacterias, luego del procedimiento, queda algo expuesta la raíz, ante la pérdida de parte del hueso, por lo que es probable que haya molestia o dolor, pero todo va a depender de la sensibilidad del paciente.

Beneficios de una correcta limpieza dental

Para muchos es molesto acudir al odontólogo, pero deben saber que existen instrumentos y métodos novedosos que ayudan a que la limpieza dental no sea una pesadilla, sino un motivo de alegrías, porque ayuda en el mantenimiento de la higiene de la boca, lo que a su vez se traduce en una mejor estética personal.

Procurar establecer una rutina de limpieza en casa, debidamente guiada por su Odontólogo en Santander, también le ayudará a que los efectos del tratamiento aplicado en consulta sean más duraderos y, en consecuencia, tenga que acudir con menos frecuencia a una cita odontológica.

Uso del cepillo interdental para una mejor limpieza

Este es un cepillo distinto al que se usa convencionalmente para el cepillado. Se recomienda sobre todo para aquellas personas que padecen de enfermedades periodontales.

Este cepillo es más eficaz. Sobre todo cuando se trata de eliminar los restos alimenticios que se alojan en lugares que ni siquiera el hilo dental logra limpiar.

Se puede distinguir porque son más pequeños y tienen un cabezal cilíndrico. También se consiguen de forma recta o acodada, los cuales tienden a ser más utilizados porque su manejo es más sencillo. Asimismo, se encuentran clasificados por su color, para poder distinguir cual conviene en función del tamaño del espacio interproximal existente entre las piezas dentales.

El uso de estos cepillos está recomendado especialmente, para aquellos pacientes que se encuentran en tratamiento de ortodoncia. Frecuentemente, se suele conocer de las dificultades a las que se enfrentan las personas para alcanzar un cepillado óptimo al usar brackets.

Sin embargo, el cepillo interdental puede acabar con esas complicaciones y llegar hasta las zonas más escondidas entre los dientes y el aparato.

Siempre se debe acudir a la limpieza dental profesional

El hecho de mantener un hábito excelente de limpieza dental en casa, no implica que se pueda pasar por alto la visita al odontólogo. Lo contrario es un mito que debe ser eliminado.

El odontólogo cuenta con sustancias y materiales que solo pueden ser utilizados por profesionales y que optimizan la limpieza dental en el paciente. Por lo tanto, acudir semestral o anualmente a la consulta odontológica es una práctica que no se debe perder. 

¿Cuánto tiempo puede durar una sesión de limpieza?

Como se ha referido, la limpieza dental, gracias a los novedosos avances, puede realizarse en sesiones que oscilan entre los 10 y 20 minutos. No obstante, este tiempo puede variar de acuerdo a la complejidad del caso.

Es así como, en ocasiones, la limpieza debe ser profunda y por lo tanto, la sesión puede demorar 45 minutos. Pero esta información puede ser adelantada por el especialista en consulta, si se planifica el día en que se realizará el tratamiento de limpieza dental.

En razón a lo anterior, la evaluación dental previa es tan importante, ya que se pueden identificar las zonas de atención y el tiempo promedio de duración.

¿Debo hacerme una limpieza dental de manera seguida?

Esta es una interrogante muy común, sobre todo si se es muy exigente con la higiene bucal. Ahora bien, sobre este tema es de recordar que existen casos como indicamos anteriormente, en los que un tratamiento anual es suficiente, pero hay otros en los que se recomiendan más.

En este sentido, está demostrado que existe una pequeña porción de la población que prácticamente no produce sarro, solo tienen presente una cantidad muy mínima, que no acarrea complicaciones.

Pero está la otra cara de la moneda, no tan afortunada, y es que existen individuos que deben practicarse esta limpieza como mínimo tres veces por año, requiriendo además un cuidado óptimo en casa.

Posibilidad de Riesgos al realizarse más limpiezas de las necesarias

No se debe caer en nerviosismo e incurrir en más sesiones de limpiezas a las necesarias. Como en todo, los excesos en cuanto a la higiene dental podrían acarrear roturas en el esmalte cuando se hace con ultrasonido.

Otro riesgo que se corre al exagerar en las sesiones de limpieza dental, es el de aumentar la porosidad del diente, haciéndolo más propenso a las manchas.

Este es uno de los múltiples motivos por los cuales es muy valioso que consultes con un odontólogo especializado en este tipo de cuidados dentales, para que recibas la debida orientación acerca de cuál es el método y la regularidad que te conviene para tu bienestar. 

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.