Periodontitis en Santander

Dentro de las enfermedades periodontales, que como lo indica su nombre, afectan al periodonto, se encuentra la periodontitis. Pero al igual que sus similares, se trata de un proceso infeccioso en la encía que puede llegar a producir consecuencias irreversibles sino se tratan a tiempo.

Existen varios tipos de periodontitis en razón a la gravedad de la enfermedad, pero en todo caso, hay maneras de prevenirla y de controlar su avance con tratamientos correctivos y una adecuada higiene bucal.

Clínica en Santander especializada en Periodontitis

¿Qué es la Periodontitis?

Es una enfermedad de tipo infeccioso que ataca a todo el tejido que abarca el soporte y sostén de los dientes, al que se le denomina “Periodonto”, que a su vez se divide en dos: periodonto de sujeción y periodonto de protección.

En la periodontitis, el riesgo más temido es la caída de los dientes, que ocurre normalmente cuando la infección ha sido tan agresiva, que destruye todo el soporte de las piezas dentales, es decir, que elimina todo el hueso alveolar dejando al diente sin una base sobre la cual soportarse y, en consecuencia, se mueve hasta caerse.

Tipos de Periodontitis

Podría clasificarse en distintas formas de acuerdo a la razón que se atienda, pero nos concentraremos en la distinción clásica de la enfermedad, de acuerdo al patrón infeccioso, por lo que hablaremos de Periodontitis Agresiva y Periodontitis Crónica.

No obstante, se debe tener presente que en cualquiera de los dos tipos de esta enfermedad, así como del momento en el que se presente (niñez, adolescencia o adultez) siempre encontraremos un factor común, que es la presencia de la placa bacteriana que dan lugar a la patología y sus dolencias.

Periodontitis Crónica

Es aquella cuyo avance es más lento si se compara con la periodontitis agresiva. Ataca al tejido periodontal y, como se trata de bacterias, van dañando poco a poco a medida que avanza la enfermedad hasta el hueso.

Esta enfermedad suele presentarse en pacientes sanos y está directamente relacionada con la cantidad de placa bacteriana que se encuentra en su dentadura.

De acuerdo a la pérdida de inserción, el especialista le indicará el grado de severidad de su caso.

Periodontitis Agresiva

La principal característica de este padecimiento es la complejidad de la composición de la microbiota, asociada a factores externos propios de quien hospeda a las bacterias.

No se puede clasificar esta enfermedad como que aparece en la edad temprana, como opinaban algunos, ya que, es perfectamente posible que afecte a personas de edad adulta. Esta es una de las afecciones dentales que sigue siendo estudiada debido a sus características.

Es poco frecuente, y una detección temprana favorece a la conservación de los dientes.

Factores que inciden en su aparición

Aunque sabemos que la vía por excelencia para evitar la aparición de enfermedades periodontales es el hábito de una buena higiene bucodental, existen diversos factores que se consideran como agentes de riesgos que inciden como coadyuvantes de la periodontitis. Entre éstos se encuentran:

– El hábito de fumar cigarrillo o tabaco.

– Los cuadros de nerviosismo o ansiedad que generan alteraciones y cambios perjudiciales en el sistema de defensa contra enfermedades porque debilitan el sistema inmunológico.

– La predisposición genética a la enfermedad.

Síntomas Comunes

Cualquier sensación fuera de lo normal, así como una apariencia cambiante en la encía puede alertarnos de la presencia de la periodontitis. Las encías deben ser color rosa, claro está, dependiendo de cada persona esta coloración puede ser más o menos clara; sin embargo, todos conocemos el estado saludable de nuestras encías.

Partiendo de esta premisa, la conjugación de la siguiente sintomatología puede indicar la presencia de la enfermedad:

– Inflamación y enrojecimiento de las encías.

-Sensibilidad al tacto con sangrado.

– Infección con presencia evidente de pus entre los dientes y la encía.

– Halitosis.

– Dolencia al masticar y sensación de debilitamiento en el soporte del diente.

– Dientes visiblemente más alargados, lo que indica que hay una retracción en las encías. 

No se debe esperar hasta evidenciar todos estos síntomas, al menor indicador de un problema, lo recomendable es acudir al odontólogo para que le haga una evaluación y así despejar dudas.

Causas y Tratamiento

La principal causa de esta enfermedad es la acumulación de placa bacteriana, conjugada con factores de predisposición del paciente a sufrir esta enfermedad.

Por ello, el tratamiento correctivo consiste en la eliminación del sarro, así como de la placa supra y subgingival, a través del raspado y alisado radicular.

Sin embargo, para aquellos casos en los cuales la situación se considera como muy avanzada, será necesario que se practique una cirugía periodontal para evitar que continúe la pérdida ósea, debido a la presencia de bolsas periodontales.

Ahora bien, en todo caso clínico, el éxito del tratamiento dependerá del paciente y del momento en que se ataque el problema, es decir, que de acuerdo a la severidad y de lo avanzada que esté la enfermedad, las probabilidades de conservar las piezas dentales disminuyen o aumentan.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.