Empaste Dental en Santander

Es uno de los tratamientos que forman parte de la Odontología Conservadora o Preventiva, que como hemos explicado, tiene la finalidad de brindar los cuidados necesarios para conservar las piezas dentales. También es uno de los procesos propios de la Estética Dental, que coadyuvan en la mejora de la imagen física y de la salud bucodental.

Este procedimiento se lleva a cabo de forma manual, ya que no requiere elementos mecánicos y se caracteriza por ser uno de los menos dolorosos.

Lo que debes saber acerca del Empaste Dental

También se le conoce como Obturación Estética y es una técnica restauradora de conservación del diente, en la cual se sustituye tejido dañado por otro material, como el composite, por ejemplo.

Con ello se evita que las caries continúen su camino, maltratando más dientes o inclusive deteriorando tejido blando.

Es un proceso poco invasivo, no muy costoso y además no expone al paciente a ningún tipo de riesgo. En este sentido, el empaste puede ser colocado a cualquier edad y es de especial importancia aun cuando no hay dientes definitivos.

El hecho de no cuidar los dientes primarios, puede repercutir directamente en el proceso de cambio a los dientes permanentes. Por ende, cuidar y acudir al odontólogo por la necesidad de un empaste dental a tiempo, puede asegurar el mejor desarrollo de la dentición definitiva. 

¿En qué consiste una Obturación Estética?

Recordemos que los ácidos producidos por las bacterias destruyen la dentadura y se debe proceder inmediatamente a la eliminación de ellas de la superficie dental. En tal sentido, una vez retirada la caries, se debe proceder a rellenar las cavidades generadas.

Así, erradicadas todas las caries vistas, se procede con la colocación del material escogido para la obturación, adaptándolo poco a poco a la superficie de la dentadura para que no haya molestia en la mordida.

Tipos de Obturaciones

Existen varios tipos de obturaciones, como las simples, las complejas y las reconstrucciones.

Las obturaciones simples, son aquellas que únicamente alcanzan a afectar la zona del esmalte dental, porque la caries fue atacada a tiempo.

Mientras que las obturaciones complejas, son aquellas que tocan parte de la dentina. Esta es la zona que se asemeja al marfil y es recubierta por el esmalte, la misma se caracteriza por constituir una gran parte del interior del diente.

Por otro lado, tenemos las reconstrucciones, que suponen una extensión de las caries que se aproxima o que ya se encuentra en el nervio. En este sentido, la obturación es de mayor tamaño y de más cuidado.

También existe lo que se conoce como reconstrucción estética, donde no necesariamente se necesite por la presencia de caries, sino porque se quiere optimizar la imagen de la pieza.

Materiales empleados en este tratamiento

Como nos importa mucho tu estética dental, siempre recomendaremos el uso del composite, de hecho, es el material más usado actualmente. Pero también existe como alternativa el empaste de amalgama.

La amalgama tiene la gran desventaja de que su color no es para nada similar al del diente, mientras que con la resina o composite si se logra esa apariencia. No obstante, la amalgama es mucho más duradera por ser de tipo metálica.

Sin embargo, actualmente también se dispone de un material, a base de cuarzo, que es tan efectivo como el composite y se iguala en durabilidad a los metálicos, con el plus de que se obtiene también una excelente estética porque su resultado es igual a la pieza natural.

¿Sentiré dolor luego del empaste?

Sentirá una molestia que se asemeja más a un hormigueo que a un dolor propiamente. No es lo normal sentir dolor, pero si existe, este durará unos tres días aproximadamente. 

No obstante, si se prolonga el dolor, es probable que se le receten algunos analgésicos que le ayudarán a sentirse más cómodo y tranquilo mientras transcurren los días de recuperación.

Cuidados posteriores al procedimiento

Es importante que al salir del consultorio, el paciente se abstenga de ejercer demasiada presión en la zona donde se aplicó el empaste.

También se debe realizar el limpiado de los dientes al menos 2 veces al día, con la finalidad de prevenir la necesidad de más tratamientos.

Para alivianar los efectos de la anestesia, es recomendable ingerir suficiente agua en el transcurso del día y comer una vez que se sienta que se ha recuperado el control absoluto de la mandíbula, ya que de lo contrario, podrían surgir mordidas dolorosas.

¿Puedo comer después de una obturación?

Sí se puede comer, pero se debe limitar la ingesta de golosinas o cualquier alimento que sea pegajoso y que pueda adherirse al empaste, porque este aún estará en proceso de fijación en el diente y se debe evitar que se remueva de su lugar.

También hay que inhibirse de comer alimentos muy duros, puesto que podría ser muy molesto durante los siguientes tres días, posteriores al tratamiento.

Sin embargo, es de tener presente que inmediatamente al salir de la consulta no es recomendable comer. En todo caso, hay que procurar esperar aproximadamente tres horas para probar con la ingesta de algún alimento.

Sensibilidades  posteriores a la obturación

Entre los efectos que pueden sentir los pacientes  luego de un empaste dental, está la sensibilidad frente a las diferentes temperaturas de los sólidos y bebidas, el cepillado o la mordida.

En general, cualquier sensación de sensibilidad debería desaparecer al cabo de una semana. Sintiendo los cambios hacia la mejoría, día tras día.

Ahora bien, cualquier dolor o sensación de incomodidad, que persista luego de haber transcurrido el periodo señalado, debe ser evaluado por el doctor.

Sensibilidad a ciertas temperaturas

Esto puede ser posible, debido a que los nervios quedan particularmente sensibles después de una obturación. Y aún más, cuando se considera que algunos materiales empleados para los empastes, se expanden o contraen con los cambios de temperatura.

Para evitar este tipo de molestias, se recomienda el consumo de alimentos templados, es decir, a temperatura ambiente, ni fríos ni calientes.

Por ningún motivo se debe recurrir a la automedicación. De igual manera, el uso de remedios caseros, como el conocido uso del “clavo de olor”, que tiene un gran poder como antiséptico y analgésico, debe evitarse ya que puede perjudicar la salud bucodental dañando las encías.

Sensibilidad al morder o masticar

La sensibilidad ira desapareciendo con el transcurrir de los días. Por ello, la mejor recomendación es controlar el tipo de alimentos que se ingerirán y utilizar solo los medicamentos recetados por el médico tratante.

Sin embargo, el sentir dolor después de haberse colocado recientemente una resina es algo normal. Una opción de escape a esta molestia, puede ser el masticar con el lado contrario. Ahora bien, si se sospecha que algo sucede, porque el dolor es intenso y persiste más allá de tres o cuatro días, se debe acudir al odontólogo inmediatamente.

Suele suceder que en consulta, debido a la anestesia, el paciente no logra sentir el desajuste del relleno y la mala caída que ello ocasiona en el acople de los dientes superiores e inferiores. Por ello, las molestias se suelen sentir terminado el efecto de la anestesia. 

Sensibilidad durante el cepillado

Es importante que, el paciente sea cuidadoso con la forma en la que ejecutará la higiene en la zona tratada. Porque es muy probable que haya algo de sensibilidad durante el cepillado, y es una cuestión normal pero pasajera.

Si se siente muy adolorido o afectado, realizar un enjuague bucal en las primeras horas será suficiente mientras que los analgésicos hacen su efecto.

Si se va a realizar el cepillado, es preferible utilizar un cepillo con cerdas suaves y que el movimiento, a su vez, sea despacio y sin ejercer demasiada presión.

Beneficios de una obturación bien ejecutada

El principal beneficio es que se tendrá una dentadura restaurada. Si bien las caries pueden generar marcas muy profundas en nuestros dientes, en la mayoría de los casos un buen empaste dental borrará cualquier rastro.

Es asi como, luego de una obturación, el dolor que causaba la caries desaparecerá. También ayuda con la recuperación de la salud, ya que se elimina cualquier patógeno presente en la dentadura.

Muchos pacientes manifiestan que, los episodios de halitosis también disminuyen con este tratamiento, lo cual tiene mucho sentido. Al eliminar las bacterias presentes en la boca, la misma estará más limpia y ello repercute directamente en el aliento. 

Igualmente se reestablece la funcionalidad de los dientes, gracias al material usado para recobrar el perfil de ellos. Es decir, se alcanza la forma, el estado saludable y la naturalidad de la dentadura. Con esto se logra recuperar la mordida natural de la persona.

Por otro lado, los empastes suelen tener una duración muy extensa, por lo que el paciente no tendrá que preocuparse por su conservación a lo largo de los años.

Sujeción del empaste dental ¿Cuánto tiempo durará? 

Afortunadamente con las mejoras en la tecnología dental, los empastes garantizan una excelente compatibilidad celular con tu diente. Así, al momento de remover el material bacteriano de la superficie afectada, se coloca la resina de manera que quede retenida en la cavidad.

Adicionalmente, se trabaja con un ácido que facilita la compactación del empaste, formando unos poros microscópicos que ayudan a la sujeción de la misma capa tras capa hasta finalizar el trabajo. Por su parte, este trabajo bucal tiende a tener una vida útil de entre 10 y 15 años.

Siempre es importante que luego de ser sometido a este tipo de tratamiento, verifique si su mordida se siente normal, y en caso de tener alguna sensación incómoda en la dentadura es recomendable consultar inmediatamente con su odontólogo.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.