Especialistas en Brackets en Santander

Una sonrisa bonita y una buena salud bucal es el ideal de muchos. No obstante, para alcanzarlo la gran mayoría de las personas deben recurrir a tratamientos odontológicos que les proporcionen esa armonía maxilofacial. El tratamiento por excelencia para este tipo de problemas es la ortodoncia

A continuación, conoceremos los tipos de brackets que el mercado ofrece para que la ortodoncia se adapte a las necesidades de cada paciente. 

ortondoncia con brackets en Santander

¿Qué es la ortodoncia?

Para determinar la importancia de los brackets, primero conozcamos lo que hace la ortodoncia. Así, encontramos que, es una rama de la odontología cuyo objeto es diagnosticar y rectificar anomalías de forma y posición de las arcadas dentarias y los maxilares, así como alteraciones de su desarrollo.

Al respecto, es de recordar que los dientes mal posicionados no solo perjudican nuestra imagen, sino que, además, dificultan la higiene, aumentando el riesgo de aparición de caries y enfermedades periodontales. Del mismo modo, causan tensiones sobre los músculos de la masticación que puede generar dolores de cabeza, cuello, hombros y espalda. 

Ante todos estos problemas, la ortodoncia nos ofrece una boca sana, una sonrisa agradable y dientes más duraderos.

¿Cómo funciona la ortodoncia con brackets?

De manera general, los brackets tradicionales ejercen presión sobre los dientes, con lo cual se busca realinear las piezas que no están bien ubicadas. El uso de la aparatología convencional, consiste en adherir los pequeños brackets a los dientes y conectarlos con alambres. Estos serán ajustados de forma periódica por el especialista para mover los dientes. 

Es de destacar que estos brackets, pueden ser de metal o estéticos para que se camuflen con el color de los dientes. Otra opción es colocarlos por la parte interior de los dientes, entre otras variantes.

Dicho lo anterior, entonces es necesario aclarar que el término brackets, se refiere a cada una de las piezas sostenidas por el arco de metal, adheridos a la superficie del diente.

Problemas que atiende la ortodoncia con brackets

Ahora bien, es importante que tengamos presente que la ortodoncia puede solucionar desde problemas leves hasta otros realmente complejos de mal posicionamiento de piezas dentales. 

En este sentido, cada problema, condición o patología es particular, pero veamos los más comunes.

Apiñamiento dental

Suele verse en algunos pacientes, que los dientes adoptan una forma amontonada de acomodo. En este tipo de colocación, las piezas dentales se ven todas posicionadas en áreas muy pequeñas y, por ende, dejan apenas un diminuto espacio entre los huesos.

Dicho amontonamiento, es lo que se conoce como apiñamiento dental. Esto suele ocurrir con frecuencia cuando caen los dientes de leche y no se colocan espaciadores que mantengan libre el espacio que deberá ocupar el diente de hueso. 

Lo natural es que el diente definitivo pase a ocupar el espacio libre que ha dejado el anterior. Pero es posible que haya descontrol del movimiento de los dientes, mayormente cuando no se ha usado un mantenedor de espacio o un retenedor, según el caso del que se trate.

Lo mismo ocurre cuando comienzan a salir las muelas cordales, en cuyo caso es común que el empuje que generan estas piezas dentales al salir, cause el apiñamiento del resto de los dientes.

El apiñamiento suele ser el problema más común que se atiende con ortodoncia. Sin embargo, problemas de mordida abierta, mordida cruzada o mordida cubierta, así como, diastemas (separación entre dientes), también son corregidos con estos tratamientos, los cuales logran mejorar considerablemente la apariencia y estética dental.

ortondoncia con brackets

Ortodoncia con brackets

El tratamiento con brackets es el tipo de ortodoncia correctiva más conocido. De hecho, actualmente existen distintos aparatos que se ajustan a las necesidades del paciente. 

A la hora de tomar una decisión sobre cuál es el que mejor nos va, se toman en cuenta la estética, el presupuesto disponible y el tiempo de duración del tratamiento.

Atendiendo a lo anterior, encontramos que existen distintos tipos de brackets. Lo que es importante señalar en este punto, es que todos brindan excelentes resultados en los tratamientos, por lo que las diferencias consisten básicamente en las preferencias del paciente y no en la calidad de los resultados.

Brackets metálicos

Es el tratamiento fijo que se utiliza con más frecuencia y fue el primero en aparecer en el mercado.

Son aparatos metálicos, para ser más precisos de acero inoxidable, que se adhieren a los dientes, y que se combinan, según la necesidad y el problema a corregir, con diversos elementos como alambres, gomas y ligaduras que aplican fuerzas sobre cada diente para modificar su posición. 

Para fines estéticos se pueden elegir elementos elásticos de diversos colores según las preferencias individuales, y así llevar la ortodoncia más a gusto. Esta modalidad sigue teniendo gran difusión, en especial porque suele ser el que presenta un coste más bajo, por lo que es una opción a seguir teniendo en cuenta.

Brackets estéticos

Es una versión más moderna de los tradicionales aparatos fijos. El aspecto es más estético, ya que los elementos que se pegan a los dientes y los complementos utilizados (gomas, alambres), son de materiales que asemejan el color de los dientes, como la porcelana, la resina o los llamados Brackets zafiro hechos de material cristalino.

Los Brackets estéticos han ganado gran popularidad, en especial entre los usuarios entre 15 y 30 años, dado que además de lograr una mejora a su dentadura, les permite jugar con una apariencia diferente.

Es importante tener en cuenta que el material que posee más resistencia, y nos garantiza no cambiará de color, es decir no se vuelven amarillentos, son los brackets zafiro. Con los otros materiales, se debe tener mayores cuidados en cuanto al tipo de alimentos y bebidas que pudieran tintarlos.

Sistema damon o autoligables

A diferencia de los convencionales, no necesitan bandas elásticas para unir el arco con el aparato que se pega al diente, esto se logra mediante una pestaña por lo que dan la apariencia de que se “unen solos”. 

Este tipo de anclaje permite un movimiento más rápido de los dientes, por lo que el tratamiento dura menos tiempo, por lo tanto, es necesario hacer menos visitas al odontólogo y permiten una mejor higiene dental.

Ortodoncia lingual

Es un método que presenta indudables ventajas estéticas, ya que los brackets se adhieren por la cara interna de los dientes, lo que permite una sonrisa sin evidencia de aparatos. Los mismos se realizan de forma personalizada y tiene una apariencia semiinvisible.

El único inconveniente es que le resta comodidad al tratamiento, porque la zona de la boca en que se encuentra es más sensible que los labios y carrillos. Pero nada a lo que no se pueda adaptar la lengua.

Invisaling. La ortodoncia invisible

Esta es una alternativa a la ortodoncia tradicional con brackets. En este caso, no estamos hablando de brackets que se disimulan a simple vista o que sean más confortables de llevar, sino que en efecto no se usan, el sistema es completamente diferente, con el uso de otros elementos. 

Es una técnica que permite alinear los dientes mediante aparatos removibles que se fabrican de forma individualizada según la morfología de cada paciente. Actualmente se le considera como el mejor de los métodos de ortodoncia porque combina la comodidad, la estética y la efectividad.

Los “aligners” son aparatos transparentes y removibles que resultan muy prácticos e higiénicos. Han sido diseñados para mover los dientes gradualmente sin necesidad de metales o alambres. Esto permite mantener el mismo estilo de vida sin que el tratamiento interfiera con las actividades diarias. 

Además de lo anterior, este sistema permite un cepillado fácil y se pueden retirar para comer o limpiarlos, ¡incluso el usuario puede realizar deportes de contacto!, aunado a que disminuyen considerablemente los problemas con llagas y rozaduras que los aparatos fijos causan con cierta frecuencia.

¿Cuál es la edad idónea para iniciar el tratamiento con brackets?

En principio, no hay una edad límite para iniciar un tratamiento ortodóntico. No obstante, no es un secreto que entre más jóvenes se inicien este tipo de tratamientos, mejores y más rápidos serán los resultados.

Es posible que, si se es padre o madre, se pueda intuir que los hijos necesitan tratamiento de ortodoncia con brackets. Sin embargo, siempre debe ser el odontólogo quien refiera la necesidad de este método correctivo en los niños.

Esto quiere decir que, la evaluación médica y el control del desarrollo dentario son indispensable a temprana edad. Solo con un seguimiento cercano en los niños desde la aparición del primer diente, será posible realizar el diagnóstico preciso acerca de la necesidad o no de la ortodoncia con brackets.

Asimismo, ello implica que, desde muy pequeños, las personas podrían necesitar la colocación de este tipo de aparatos. Así las cosas, por lo general se evidencia esta necesidad, en las edades comprendida entre los 8 y los 14 años, periodo en el cual los niños cambian sus dientes de leche por los permanentes. 

Se recomienda que, en lo que el dentista diagnostique algún problema de mal colocación de piezas o maloclusión de los maxilares en los niños o adolescentes, se inicie el tratamiento con ortodoncia. Esto es así, porque los huesos aún se encuentran en crecimiento, resultando posible la modificación del mismo en aras de la correcta posición del hueso. Este tipo de proyecciones se hacen imposibles lograrlas con ortodoncia en adultos. 

Si no tuve ortodoncia correctiva siendo niño ¿se puede corregir en la adultez?

Muchas personas desconocen que, siendo adultos, es posible recuperar la estética de la dentadura que no se atendió durante la niñez. En este sentido, es importante destacar que durante la mayoría de edad, es perfectamente posible someterse a un tratamiento con brackets.

Inclusive, hay quienes tuvieron aparatos y luego, a partir del brote de las muelas del juicio, necesitan acudir nuevamente a este tipo de métodos para corregir el movimiento de algunos dientes. En todo caso, hay que recordar que en materia dental no existe edad o limitante alguno para mejorar su estética o funcionalidad, por lo que no dude en contactarnos para evaluar su situación particular.

A tener en cuenta para el uso de brackets en adultos

Pese a lo anterior, se deben tener en cuenta algunas consideraciones. A diferencia de los niños, es más que probable que los adultos presenten coronas dentales, falta de piezas, enfermedades en las encías, etc., condiciones estas que pueden hacer el proceso un poco más complejo, aunque no imposible o inviable.

En este orden de ideas, es necesario resaltar que la ortodoncia por sí sola no podrá resolver todos los problemas dentales. Esto por la sencilla razón que los huesos maxilares ya no crecen, por lo que manipular su crecimiento ya no es posible. En estos casos, lo más seguro es que se deba completar el proceso con cirugía, aunque todo dependerá de una evaluación previa.

Asimismo, todo adulto que requiera ortodoncia con brackets deberá estar libre de cualquier enfermedad periodontal. Del mismo modo, es bastante dable que se requiera de una intervención interdisciplinar, es decir, el camino a trazar para el feliz tratamiento del paciente, no lo llevará solamente el ortodoncista, en muchos casos se requerirá del protesistas y algún otro especialista.

Otro factor importante, es el tiempo que pudiera tomar el tratamiento. Éste podría ser más largo en comparación del tiempo que les toma a pacientes adolescentes o niños, pudiendo alcanzar hasta los 30 meses.

En conclusión, los adultos que lo necesiten pueden recuperar la estética y la salud de su dentadura, para corregir el deterioro que no se atendió durante la niñez. O también, para solucionar cualquier movimiento que haya surgido durante la madurez. Por supuesto, siempre que tenga presente que el camino puede tener sus complicaciones.

¿Cuál es la ortodoncia indicada para cada caso?

Esta respuesta depende enteramente del criterio del odontólogo, según la patología o tratamiento que quiera aplicar. De igual manera, influirá la capacidad adquisitiva del paciente, pues existen diferencias de precios muy marcadas en cada tratamiento

Por otro lado, en la ortodoncia, es posible diferenciar dos tipos de tratamientos: la ortodoncia interceptiva y la ortodoncia correctiva. A su vez, la ortodoncia correctiva puede ser funcional, removible o fija. De manera que, solo a través de un diagnóstico elaborado y estudiado por el especialista, puede ser determinable cuál es la ortodoncia aplicable. 

Por último, es necesario evaluar el tiempo que se quiera y pueda invertir, pues es necesario recordar que algunos tratamientos requieren más tiempo de uso que otros.

¿Cuánto tiempo se debe mantener el tratamiento de ortodoncia con brackets?

Para algunos pacientes, el diagnóstico conclusivo que indica la necesidad de brackets puede generar ansiedad. Es frecuente ver en consulta, cierto rechazo a este tipo de aparatos por la modificación temporal en la estética.

Ahora bien, una de las preguntas más frecuentes es referente al tiempo durante el cual se deberán usar los brackets. Aunque se pueden hacer proyecciones de este tipo, convergen factores como la herencia, hábitos del paciente y la reacción de los dientes y músculos comprometidos, que tienden a modificar el pronóstico en cuanto al tiempo de uso.

Pero, generalmente el tratamiento con menor duración suele tardar aproximadamente un año.

Ortodoncia Infantil

La odontopediatria es una especialidad fundamental en la detección de las anomalías en el maxilar y en el posicionamiento dental de los niños. 

Normalmente, el uso de los brackets suele ocurrir a partir de los 12 años, cuando ya ha ocurrido el cambio de los dientes temporales por los permanentes. Al igual que en los adultos, el tipo de material empleado puede variar.

Por ende, el niño podría usar brackets metálicos, de cristal de zafiro, cerámicos o de porcelana o los linguales.

Cuidados durante el uso de brackets en los niños

Tener un hijo que necesita tratamiento ortodóntico con brackets, implica que pueda manifestar incomodidad y por lo tanto demandará más atención.

Lo primero que se debe tener en cuenta, es que la incomodidad es un estado pasajero. Solo ocurre los primeros días, luego el niño no sentirá molestias con el uso de los aparatos.

Si ocasionalmente las perturbaciones en la dentadura son constantes, entonces se deberá acudir al ortodoncista para verificar cualquier anomalía en el tratamiento.

Por otro lado, debe considerarse que al someterlo a este tipo de aparatos, la higiene y el cepillado dental deben ser ejecutados con suma minuciosidad. Puesto que, el uso de brackets conlleva al depósito de más restos alimenticios en los aparatos. De lo contrario, se estaría abonando el terreno para la aparición de las caries.

Pese a lo anterior, ni los pacientes o los padres deben sentir miedo o ansiedad al enfrentar un escenario donde se requiera el uso de brackets. En consulta, se darán todas las indicaciones y consejos para que el proceso sea rápido, seguro y cómodo.

¿Hay alimentos prohibidos mientras se tengan los brackets?

Esta es una pregunta frecuente apenas se le indica al paciente que debe usar brackets. Así, el tipo de alimentos que se consume debe ser vigilado, aunque a efectos prácticos veamos como debe ser el cuidado con las comidas en niños y adultos por separado. 

Así, en el caso particular de los niños, los padres deben estar muy pendientes de lo que comen, pues pudieran no estar muy conscientes de los cuidados para evitar el desprendimiento de los brackets y los costes extras que su cementado pueden conllevar.

En cuanto a los adultos, se trata de que éstos le presten atención a lo que pudiera generarles daños a sus dientes. Aquí, es importante indicar que seguir una dieta equilibrada en pro de la salud bucal siempre debe estar en nuestras prioridades y no sólo cuando estemos en tratamiento.

Por supuesto, es de destacar que mantener cuerpos ajenos pegados en los dientes puede facilitar la aparición de placa si se lleva una dieta alta en azúcar, de esta manera se pueden llegar a manchar permanentemente los dientes. Otros alimentos como el maíz, las palomitas de maíz, caramelos o chicles, son mejor evitarlos al igual que cualquier alimento pegajoso.

En todo caso, será el dentista u ortodoncista quien señale si existen más alimentos que se deban evitar.

Cuidados a seguir una vez finalizado el tratamiento

El proceso no termina cuando se retiran los brackets. En tal sentido, para que los dientes que se han movido finalmente se estabilicen, es necesario el periodo de retención. Durante un tiempo, el paciente deberá utilizar unos retenedores, para evitar que los dientes se muevan de manera indeseada.

Pero no hay razones para alarmarse, en un principio, aproximadamente seis meses luego de retirar los brackets, los retenedores deberán usarse todo el día y la noche. Posteriormente, únicamente se usarán para dormir.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.