☎ Llámanos:

¿Qué es una Endodoncia?

Se trata de una de las especialidades de la Odontología que se encarga del estudio y cuidado de las enfermedades que atacan a la pulpa de los dientes, con la finalidad de conservarlos sin que sea necesaria su extracción. El término endodoncia es usado como sinónimo de endodontología, que es una rama de la estomatología. También se le conoce como tratamiento de conducto.

Su finalidad es tratar la parte interior de la dentadura, asegurando que no quedarán restos de la infección en las piezas dentales que puedan ocasionar un absceso u otra complicación. El tratamiento de endodoncia es necesario para la salud bucodental cuando existe una infección pulpar. Si no se realiza se puede presentar la pérdida ósea y por tanto, la necesidad de realizar tratamientos más extremos, como los implantes dentales. Por este motivo no dejes de consultar con un odontólogo en Santander que esté calificado en este tema.

Mira qué es la endodoncia

¿Cuándo procede la Endodoncia?

Este tipo de tratamiento odontológico procede cuando las infecciones logran alcanzar los tejidos blandos que se encuentran dentro de las piezas dentales, conocidas como “Pulpa Dental”, donde se encuentran todos los vasos sanguíneos, los nervios y el tejido conectivo.

Usualmente, cuando esto sucede, el malestar que manifiesta el afectado es insoportable, al punto de que, en otros tiempos, antes del desarrollo de la endodoncia, este dolor conducía a la extracción de los dientes para atacar infección. Por suerte, los tiempos han cambiado y en la actualidad este procedimiento no implica la extracción de los dientes o muelas.

Ahora bien, en el caso de que no se realice ese tratamiento, puede causar que se pierda el diente, que se propague la infección a la sangre, se produzca una celulitis facial y osteomielitis, entre otras patologías asociadas.

¿Cuáles son las enfermedades generadas en la Pulpa Dental?

Se ha determinado que son dos las patologías más comunes en este tipo de tejido blando: las caries muy extendidas que producen pulpitis y la fractura dental.

En el caso de la Pulpitis, nos encontramos ante un cuadro infeccioso que se originó con un proceso bacteriano que formó una caries, la cual al no ser tratada a tiempo, logra extenderse hasta la pulpa, afectando a los vasos sanguíneos y los nervios.

La Necrosis Pulpar se trata de la descompensación del tejido pulpar, en la que se produce una  destrucción del sistema vascular y linfático, de las células y de las fibras nerviosas. Puede ser producida por bacterias, como cuando existe una caries, o por un traumatismo en el diente, que no llega a romperse. No produce síntomas, solo en el caso de que las bacterias afecten la zona  alrededor. La endodoncia progresiva es el tratamiento indicado en este caso.

Las Fracturas Dentales, por su parte, son básicamente traumatismos que se producen en el diente y ocasionan el quebramiento del mismo. En tales casos, la endodoncia, puede ser practicada en casos de fracturas en la corona (fractura coronaria) con afectación pulpar, considerada como una fractura o rotura moderada del diente.

¿Cómo se lleva a cabo una Endodoncia?

Como ya hemos expresado, se trata de un procedimiento especialísimo que solo puede ser ejecutado por odontólogos formados en esta área, quienes podrán hacer un correcto diagnóstico y además encontrarán el tratamiento adecuado según sea el caso.

Para realizar este tipo de análisis, los odontólogos cuentan con varios tipos de radiografías, entre las que destacan la Periapical. No obstante, para casos más complejos podría ser necesaria una radiografía Tridimensional.

Una vez que se ha determinado hasta donde llega la infección, se procederá con la erradicación del tejido pulpar infectado por la caries, pero se conservará el diente en su lugar.

Como este es un proceso mecánico y químico en espacios muy pequeños y de difícil acceso dentro de la cavidad bucal, es necesaria la aplicación de anestesia, ya que, se introducirán limas que barrerán el tejido infectado. A su vez, esa superficie luego será rellenada con gutapercha y con cemento y es sobre esa nueva base en la que se reconstruirá la pieza en la zona que se hizo la apertura inicial.

Si existe una infección, se debe posponer el tratamiento hasta haya sido controlada, a través de la ingesta de antibióticos o antiinflamatorios. Cuando hay una Necrosis pulpar no es necesario aplicar anestesia, debido a que el nervio ya está muerto y no siente ningún dolor.

Normalmente es necesario recetar antibióticos para asegurar que no aparezca una infección posterior al procedimiento de endodoncia.

Según la dificultad del procedimiento, una endodoncia puede tener una duración de 1 y 2 horas. Si es una intervención sin complicaciones, se lleva a cabo en una sola sesión, con una duración entre 60 y  90 minutos. En los casos de mayor complejidad, el proceso puede llegar a hacerse en más de 2 horas.

Cuando se debe llevar a cabo un trabajo muy minucioso, la endodoncia se realiza en varias sesiones. El diente que se está tratando se sella de forma provisional hasta el momento de la siguiente sesión, en donde se retoma el proceso de extracción y limpieza de los conductos radiculares.

Por lo general la mayoría de las personas se puede reincorporar a sus actividades habituales el día siguiente de la endodoncia. Ahora bien, es importante que el paciente evite consumir alimentos muy duros durante los días siguientes al tratamiento.

¿Cuándo se debe realizar este tratamiento?

Las infecciones endodónticas, se deben generalmente a la descomposición o fractura extensa del diente que expone la pulpa a bacterias que estimulan la infección. Por lo general son indoloras, pero en algunos casos se presentan con dolores que pueden llegar a ser insoportables para el paciente. En ocasiones los dolores pueden desencadenarse por temperaturas frías o calientes, al consumir alimentos y bebidas o al morder o golpear el diente. En los casos más graves el dolor puede producirse sin ningún estímulo.

Una endodoncia puede ser necesaria por factores muy diversos:

Caries dentales no tratadas que han expuesto la pulpa.

Fractura en el diente que expone la pulpa.

Daños en la pulpa por procedimientos dentales repetidos.

Para colocar una corona en un diente muy roto.

Si el paciente sufre de alta sensibilidad ante elementos fríos y calientes.

Dolor o molestias al masticar.

Cambios de coloración en el diente luego de un traumatismo.

Inflamación de las encías.

Mal sabor en la boca y halitosis.

¿Qué debe esperar en su primera cita?

Como expresamos anteriormente, antes de realizar un reemplazo se debe intentar salvar la pieza natural, por lo que el tratamiento oportuno de una infección en la pulpa es la primera acción que se debe tomar.

En su primera cita con el endodoncista, se le realizará un examen completo de la pieza afectada. Es posible que, en algunos casos, se requiera de un microscopio quirúrgico que permitirá esclarecer la gravedad de la lesión.

Es recomendable que, durante su visita al especialista, le exponga todas sus dudas y le indique la fuente de cualquier incomodidad o dolor. Tenga en cuenta que la información que le pueda suministrar es importante para que él pueda hacer el mejor diagnóstico y determinar qué tipo de tratamiento es el más adecuado en su caso.

¿Pueden existir complicaciones después de la endodoncia?

Para evitar situaciones incómodas luego de la práctica de esta técnica, lo primero que se debe hacer es acudir a profesionales especializados en este tipo de procedimientos.

De esta manera, se tendrá la plena confianza en que de surgir dificultades propias del caso que se atiende, el odontólogo sabrá atenderla cómo es debido.

Algunas de las complicaciones que podrían surgir suelen devenir de:

– Presencia de ramificaciones en el conducto principal del diente.

– Dientes con raíces curvas, donde suele esconderse gran cantidad de materia bacteriana.  

– Conductos radiculares muy delgados.

– Raíces con fisuras.

– Quiebre de algún instrumento usado en la endodoncia.

A tener en cuenta luego del tratamiento

Luego de la endodoncia, por lo general, se administran analgésicos con la finalidad de evitar las molestias que se puedan presentar y ayudar a que la recuperación sea más rápida. No obstante, existe la posibilidad de que los primeros días después del tratamiento se presenten molestias, sensibilidad e incomodidad. Se debe considerar que en la zona había dolor e infección previamente, y que esto debe pasar.

Si la infección previa era de importancia, además de los analgésicos se recetan también antibióticos. Es muy importante que se sigan las recomendaciones correctas de este tratamiento, en cuanto a la dosis y al tiempo que debe durar. De igual manera, es de suma importancia no tomar decisiones personales que lleven al abandono del tratamiento con antibióticos, solo porque ya no se sientan molestias.

¿Es posible realizar una Reendodoncia?

Sí es posible. En la endodoncia, al ser un proceso tan especial, sus resultados suelen ser muy positivos y difícilmente es necesaria la Reendodoncia; sin embargo, como ya comentamos, pueden existir complicaciones luego de que el paciente ha sido sometido a este proceso.

Mala limpieza

Si el paciente tiene problemas anatómicos, como es el caso de las raíces muy curvas o conductos calcificados, se puede dar el caso de que no se haya podido limpiar totalmente el interior del diente. Es un caso poco habitual, pero puede pasar. En esa situación se sentirá dolor y se inflamará.

Regreso de bacterias

También puede suceder que las bacterias vuelvan a ingresar al tejido pulpar, cuando no se ha condensado bien el material al momento de sellar los conductos y, por lo tanto, se vuelve a producir la infección. La reendodoncia es la solución indicada en este caso.

Cuando se deja el relleno muy corto o largo en relación a la longitud del diente, se puede seguir sintiendo dolor por un tiempo. Si se realiza una reendodoncia, se puede corregir el problema del relleno.

Este suele llevarse a cabo de la misma manera, esto quiere decir que se realizará el proceso mecánico – químico en los conductos para su limpieza y culminará con el relleno de gutapercha.

No obstante, existen casos donde el grado de la afección puede impedir que sea viable una reendodoncia y se haga más conveniente la remoción del diente para ser sustituida por un implante dental.

Debido a estas complicaciones que se pueden presentar y hacer que sea necesaria una reendodoncia, es imprescindible que el procedimiento endodóntico sea llevado a cabo por un profesional, para evitar que se presenten estos y otros tipos de problemas.

Importancia de la Endodoncia

Actualmente no se conoce un procedimiento alternativo que pueda brindar los beneficios que aporta la endodoncia.

Ésta continúa siendo la única vía posible para preservar el diente cuando se ha infectado la pulpa dental. Es por ello que un especialista siempre le recomendará esta opción, siendo persistente en procurar la conservación de las piezas dentales.

Por tal motivo, es muy importante hacer el hábito de practicar una correcta higiene dental, que siempre será la mejor alternativa para evitar cualquier problema. Para ello puede solicitar una cita con nuestros odontólogos, quienes le orientarán hacia una excelente salud bucal.

¿Cualquier dentista puede realizar una endodoncia?

Si bien es cierto que, por lo general, los aspirantes a dentistas reciben formación básica en endodoncia en la escuela de odontología, no todos ellos realizan los estudios especializados para convertirse en endodoncistas.

También es verdad que los dentistas generales están capacitados para realizar tratamientos de conducto, pero la mayoría de ellos prefieren derivar estos procedimientos a un endodoncista con experiencia. Se debe tener presente que los endodoncistas son dentistas que cursaron estudios avanzados después de la escuela de odontología. Comúnmente estos especialistas, únicamente realizan tratamientos de endodoncia que pueden variar desde procedimientos de rutina hasta cirugías complejas.

Claro que todos los endodoncistas son dentistas, pero solo un pequeño porcentaje (menos del 5%) de esos profesionales se especializan en endodoncias. En este caso ocurre lo mismo que con un médico en cualquier otro campo, los endodoncistas alcanzan este título después de completar dos o más años de formación especial luego de la escuela de odontología.

Estos estudios adicionales se centran en el diagnóstico avanzado de las enfermedades de la pulpa dental y en la realización de tratamientos del conducto radicular, así como otros procedimientos relacionados con el interior de las piezas dentales.

Los beneficios del tratamiento de endodoncia

El reemplazo de una pieza dental se debe llevar a cabo como última opción y solo en aquellos casos cuando no sea posible salvar el diente del paciente. Desde el punto de vista de la funcionalidad, no existe un sustituto que esté a la altura de un diente natural. Por lo tanto es un tratamiento necesario si se quiere salvar el diente cuando el nervio ha sido afectado. Si no se lleva a cabo se puede producir la pérdida ósea.

Este tratamiento le permite al paciente disfrutar de su sonrisa natural sin sufrir incomodidades o dolores agudos. Al recuperar su salud bucal las personas se sienten mejor y más seguras de sí mismas. Además, pueden volver a ingerir sin temor los alimentos y bebidas que prefieren.

También se eliminan las infecciones y bacterias, acabando con el dolor de la inflamación del nervio o del tejido pulpar. De igual manera se evita que se vuelvan a producir infecciones, debido a la acepción de los conductos. Además, se usan materiales biocompatibles durante todo el proceso de endodoncia.

Siempre que el paciente se preocupe por su salud bucal y mantenga buenos hábitos de higiene, al igual que se realice revisiones con su odontólogo de forma habitual. Así, un diente con un tratamiento de este tipo, puede durar más de 10 años o toda la vida sin presentar ningún inconveniente.

El éxito de una endodoncia solo se puede garantizar si se realiza en clínicas profesionales y si se cumplen rigurosamente las indicaciones del dentista.

¿Cuál es el precio de una Endodoncia?

Es importante que antes de llegar al tema del precio el paciente tenga claro todo lo que involucra el procedimiento que requiere y el pronóstico que el especialista espera antes de realizar el tratamiento.

Aquí se deben considerar varios factores:

Lo primero es que no todas las endodoncias son iguales y los precios pueden variar debido a las peculiaridades de cada caso. Para poder estimar el precio de una endodoncia, hay que tener en cuenta que el tratamiento varía según su tipo, es decir en función del número de conductos a tratar. En el caso de que se trate de una endodoncia multirradicular el precio será más alto si se compara con una irracular, en el que se trata un solo conducto.

La mayoría de los tratamientos de endodoncia requieren por lo menos de dos citas, hay que considerar que este número puede variar de acuerdo al estado del diente. Además, el relleno de la raíz de la pieza dental, se lleva a cabo solo después de que la infección y / o el dolor han desaparecido.

Algunas personas piensan que un tratamiento de endodoncia es más costoso que reemplazar las piezas dentales dañadas con dientes artificiales, En realidad es lo contrario, por lo general estos procedimientos son más económicos que implantar prótesis dentales. 

El coste de un procedimiento de endodoncia varía según la magnitud del problema del diente afectado y la extensión que presente. Si requiere un presupuesto particular puede contactarnos sin ningún compromiso y nuestros odontólogos lo atenderán de una forma rápida y profesional.