¿Qué es la exodoncia?

La Exodoncia, también conocida como extracción dentaria, es el último recurso al que los odontólogos deben recurrir para aliviar cualquier padecimiento en el paciente. 

Siempre se debe procurar conservar las piezas dentales originales en la cavidad bucal. Sin embargo, existen casos muy puntuales en donde la expulsión del diente o de la muela resulta el único medio viable para la recuperación de la salud del paciente, o para evitar un malestar mayor en él.

Exodoncia en Santander

¿En qué consiste la exodoncia?

Es el procedimiento clínico odontológico por el cual, se procede con la extracción de una o varias piezas dentales de la boca, con la finalidad de aliviar o corregir afectaciones bucales en el paciente.

Este tipo de intervenciones deben ser realizadas exclusivamente en clínicas dentales que cuenten con las condiciones sanitarias y médicas para dar la debida respuesta y cuidado al paciente.

Casos en los cuales se debe realizar una Exodoncia

La Exodoncia debe ser ejecutada en casos donde no hay otro tratamiento o procedimiento aplicable a la persona que manifiesta el padecimiento.

En este sentido, la recomendación de realizar la remoción del diente/muela se manifiesta en aquellos pacientes que han sufrido traumatismos severos, donde se ha roto la raíz de la pieza dental. En especial, este procedimiento se recomienda en aquellos casos donde la fisura se genera verticalmente, ya que es imposible recurrir a otro método porque no surtirá ningún resultado.

Luego tenemos los pacientes con dolencias debido a los terceros molares, también conocidos como cordales o muelas del juicio. En estos casos, la extracción del tercer molar se puede producir por presencia de infección en dichas piezas. También porque se esté produciendo el desplazamiento de los demás dientes o debido a la falta de espacio para su posicionamiento.

También se realiza esta cirugía, cuando existe la presencia de infecciones graves en la dentadura, específicamente en la encía y la misma se ha extendido a lo largo o alrededor del hueso próximo a la raíz dental. Por esto, es muy importante acudir a la clínica dental cuando se sospecha la presencia de procesos infecciosos en la boca. Ello, a los fines de evitar complicaciones que concluyan con la extracción de uno o varios dientes para corregir la infección.

Finalmente, otro supuesto en los cuales se debe practicar una extracción dental, surge cuando, posterior al procedimiento de endodoncia, se observa que no se logró cortar el camino de la infección, es decir, que persiste y continúa matando los nervios. En ese momento, durante el estudio, el médico determinará si es posible realizar una Reendodoncia o si por el contrario, la Exodoncia es lo más pertinente.

Exondoncia dental en Santander

¿Cuándo está contraindicado proceder con la Exodoncia?

En principio, gracias a todos los avances en la odontomedicina, no es riesgoso realizar estas cirugías orales en los pacientes. Aunque se insiste, es el último recurso aplicable, pues la intención siempre será salvar la pieza dental.

Ahora bien, a pesar de ser el último procedimiento aplicable, el mismo nunca deberá ser aplicado algunos supuestos, veamos los más comunes: 

Tumores malignos 

Cuando se encuentran o se anticipan procesos tumorales del tipo maligno, no está indicado realizar una Exodoncia. Esto debido a que el riesgo de desarrollar hemorragias, mala cicatrización y expansión del tumor es muy elevado.

Problemas circulatorios y de otros tipos

Igualmente, casos clínicos como el Hipertiroidismo, la Insuficiencia Suprarrenal, Hemofilia, Leucosis, Epilepsia, así como en otros casos que serán verificados por el especialista, son considerados como motivos suficientes para contraindicar la extracción dentaria.

Embarazo

Este tipo de procedimiento está completamente contraindicado en mujeres en estado de gravidez, por los riesgos que pueden producirse en el proceso de gestación y en la salud de la madre.

Cuidados posteriores a una intervención por Exodoncia

Tratándose de una cirugía oral, donde se harán incisiones en tejido blando de forma segura, serán necesarios algunos cuidados posteriores a la intervención.

En primer término, es vital que se forme una coagulación en la zona donde se realizó la remoción de la pieza. Esto así, porque con ello se busca evitar procesos hemorrágicos. 

Para ello, al finalizar la operación, el especialista colocará una gasa en el lugar afectado para que sea mordido suavemente por el paciente y así, coadyuvar la formación del coagulo sin hemorragia.

Asimismo, debe evitarse el cepillado vigoroso y el tabaquismo, siendo recomendable el uso de algunos analgésicos que serán recetados por el médico tratante. 

Tiempo de recuperación

Lo normal, es que la recuperación ocurra en un periodo de tres a quince días. Durante ese lapso, los enjuagues suaves, una alimentación sin bebidas o comidas calientes, serán de gran ayuda para evitar y disminuir con mayor rapidez el proceso inflamatorio consecuente y propio de la intervención. 

De igual manera, se deberá procurar mantener rutinas diarias tranquilas evitando los esfuerzos o las actividades de impacto,

Finalmente, si posterior a la cirugía oral se observa o se siente algún síntoma de cuidado, como inflamaciones o dolores no anticipados por su odontólogo, lo más recomendable es que se consulte con ese especialista de forma inmediata.

Pide ya tu cita previa

Pide cita o información sobre nuestros tratamientos sin ningún compromiso.