Caries y cómo pueden afectar el rendimiento en el deporte

Para llevar una vida saludable y fortalecer nuestro cuerpo, nos recomiendan la realización de actividades físicas con alguna frecuencia semanal. Por otro lado, nos exhortan a prestar atención a nuestra salud bucal, para que nuestro sistema se encuentre al cien por ciento. 

Ahora bien, lo que parecen ser recomendaciones aisladas, guardan una íntima relación. Veamos cómo la salud de nuestra boca afecta el desempeño físico y viceversa. Existen estudios que hablan de la relación entre las caries y los atletas que practican deporte.

Relación entre la salud bucal y la actividad física

Seguramente la relación más cercana que se puede ver a simple vista entre el deporte y la salud bucal, es una emergencia por la pérdida de una pieza ante algún impacto. Pero, la realidad es muy distinta y más compleja.

Lo primero que debemos mencionar es que existe una relación bidireccional entre la actividad deportiva y la salud dental. Esto quiere decir que, tanto la práctica de actividad física constante puede afectar nuestra salud bucal, como el estado de nuestra boca puede afectar el desempeño a la hora de realizar algún deporte.

Así las cosas, resulta de gran importancia prestar atención a los hábitos que adoptemos para evitar daños a los músculos y a la cavidad bucal.

Caries deporte

¿Cómo afecta el ejercicio a la salud bucal?

En este punto, debemos resaltar que los factores que a continuación se describen no causan daños a nuestra dentadura por sí solos. Los efectos negativos se manifestarán, en la medida en que además exista una mala higiene bucal. Caso en el cual, las probabilidades de aparición de alguna afección no se hará esperar.

Una vez aclarado lo anterior, pasemos a conocer cómo ejercitarnos puede hacernos más propensos a desarrollar caries. Tanto si somos asiduos al ejercicio como si apenas damos una vuelta en la bici los domingos, debemos prestar atención a las siguientes líneas.

Disminución en la producción de saliva 

El cuerpo es una máquina perfecta y todo tiene sus funciones específicas. Así encontramos que, la saliva se constituye en la primera barrera de protección contra infecciones en nuestra boca. La misma, se caracteriza por su ph alcalino que evita los daños al esmalte dental. Al mismo tiempo, tiene propiedades antibacterianas.

En este sentido, la respiración bucal (cuando respiramos por la boca), la deshidratación y en algunos casos el estrés (especialmente en deportistas de alto rendimiento), producen que se nos reseque la boca. De esta manera, perdemos esa primera protección que nos proporciona la saliva, dejándonos más vulnerables a la aparición de caries.

Alimentación de deportistas

Este es un punto especialmente dirigido a los deportistas profesionales o de élite y a quienes estén muy involucrados en el mundo fitness. Si bien es cierto que se alimentan de forma muy saludable, también lo es que cierto tipo de alimentos o suplementos pueden favorecer la aparición de caries y otros problemas bucales.  

Batidos, bebidas energéticas y el alto consumo de carbohidratos pueden ocasionar sensibilidad dental, desgaste de las piezas y aparición de sarro y placa, lo que conlleva a las temidas caries. Esto se debe al alto contenido de azúcares de los alimentos señalados.

Ante este inconveniente, por supuesto que no se recomienda dejar de lado su dieta deportiva, pero sí incrementar sus cuidados en la higiene dental. 

¿Cómo afecta la salud bucal el rendimiento físico?

Ahora es momento de ver la relación a la inversa. Cómo el estado de nuestra salud bucal, puede afectar nuestro desempeño al momento de practicar deportes. Curiosamente, no existen muchos estudios al respecto. De hecho, desde hace muy poco es que se habla de odontología deportiva y ha tomado relevancia la revisión bucal de los deportistas de alto rendimiento, antes de competiciones importantes.

Así, se ha determinado que muchas de las afecciones musculares, que aparentemente no tenía explicación, pudieran tener su origen en la boca. Tal vez suene algo descabellado, pero a continuación explicaremos que en realidad tiene total sentido.

Al respecto, las infecciones que pudieran desarrollarse en nuestra boca, entre ellas las caries, pueden viajar a nuestro torrente sanguíneo, produciendo disemia. Esto es lo que conocemos como fatiga muscular o articular. Esta afección causa calambres, contracturas, impide la rápida recuperación muscular y afecta la tonicidad muscular. Todos estos problemas evidentemente, deteriora el rendimiento físico.  

Por otra parte, sólo imaginemos querer ir a trotar y nos ataca un terrible dolor de muelas, de igual forma le puede ocurrir a un deportista de élite. De esta manera, su rendimiento se verá afectado, por un problema odontológico. 

Recomendaciones para evitar que las caries afecten tu actividad deportiva

De lo antes explicado, podemos evidenciar que, si bien es un excelente hábito hacer ejercicios para nuestra salud y condición física, también debemos tomar medidas preventivas para no afectar la salud de nuestra boca. Asimismo, si deseamos disfrutar de una buena condición física debemos realizarnos un chequeo odontológico para descartar cualquier infección bucal.

Una relación que no es evidente, pero a la que cada vez se le está prestando más atención. Por ello, los especialistas recomiendan:

– Visitas periódicas al odontólogo, cada 6 meses.

– Mantener una buena higiene bucal, lo que incluye, buen cepillado, uso de hilo y enjuague bucal.

– Cepillarse luego de cada comida.

РCuidar el tipo de alimento que ingerimos, en lo que respecta al contenido de az̼car y aditivos que da̱en el esmalte dental.

– Mantenernos bien hidratados.