Efectos adversos del tabaquismo en la salud bucodental

Uno de los productos más dañinos que existen para la salud de nuestros dientes y encías, es el tabaco. Los elementos que lo componen, entre estos la nicotina, son químicos que influyen directamente en el deterioro de la estética de la dentadura.

También, puede producir otros problemas que a simple vista no siempre son evidentes. Aunque, por otro lado, hay efectos que pueden ser percibidos hasta por terceros, causando una seria afectación de la imagen social.

¿Cómo puede afectar el tabaquismo a nuestra dentadura?

Sin distinción de ningún tipo, el tabaco en cualquiera de sus presentaciones es altamente dañino para la salud. Evidentemente, al ser un producto usado por la vía oral, es justo en la cavidad bucal donde se generan la mayoría de los daños.

Al respecto, existen índices que muestran que más del treinta por ciento de la población española, siente adicción por el tabaco. Por ello, no es extraño que en consulta haya muchos pacientes que acuden por problemas derivados del mal hábito y la adicción. Hay estudios que miden el impacto de la salud dental con el fumar.

Entre las afectaciones más comunes que puede generar el tabaquismo en la salud bucodental se encuentran: la halitosis, la tinción de los dientes, disminución del gusto, periodontitis, caries, cáncer oral y dificultad para mejorar con los tratamientos dentales.

efectos adversos del tabaquismo en la dentadura

Halitosis y Caries

Todas las personas tenemos mucosas y gérmenes en la boca y lengua. Cuando estas sustancias entran en contacto con el alquitrán y la nicotina, dos elementos presentes en el tabaco, se produce una reacción química que resulta en mal aliento. Ahora bien, no en todos los fumadores se produce esta reacción en la misma medida. Por ello, no necesariamente todos los que fuman sufrirán de mal aliento. 

Sin embargo, hay otro efecto que si es un poco más general. Se trata de la resequedad que produce el humo en la boca, es decir, la ausencia de saliva. Esto es muy negativo, porque la saliva es el principal combatiente de las caries y de otras enfermedades. Cuando esto ocurre, es inevitable que aparezca la halitosis y que no florezca mayor cantidad de placa bacteriana en los dientes.

Asimismo, el tabaquismo provoca que se debiliten las encías y por lo tanto, no hay el mismo soporte, por lo que en general la raíz queda expuesta.

Dientes Manchados

La tinción de los dientes, es uno de los síntomas más evidentes en la dentadura de un fumador. La coloración típica de los dientes de todo fumador, es el amarillo, lo cual elimina toda la apariencia saludable que pudo tener y en consecuencia, se ve antiestético.

Con la eliminación del mal hábito y un buen tratamiento de limpieza y blanqueamiento dental, se puede recuperar la estética de la dentadura y la salud a la cavidad oral.

Disminución del gusto y Cáncer

Debido a la nicotina, el flujo sanguíneo hacia las papilas gustativas es menor. Por ende, la sensación de poder percibir los sabores disminuye. Por otro lado, el tabaco contiene un alto número de sustancias que provocan cáncer. Este es el motivo por el cual, toda persona que tiene como hábito fumar, está altamente expuesto a padecer cáncer oral, aunque este no sea el tipo más común de la enfermedad.

Periodontitis

El hecho de que el tabaquismo disminuya el flujo sanguíneo en el cuerpo, hace que sea mucho más complicado realizar un diagnóstico preventivo de las enfermedades periodontales.

Esto así, porque las encías en un paciente que no fuma pero que tiene una enfermedad periodontal, verá engrosadas y enrojecidas sus encías. Mientras que, el que tiene la enfermedad y fuma, no notará las encías con el aspecto de la periodontitis.

Lo anterior, es producto de la falta de riego sanguíneo en las encías, ya que, el tabaco es un vasoconstrictor por excelencia.

Recomendaciones para los pacientes fumadores

El principal consejo y el mejor de todos que ofrecemos a nuestros pacientes, es que se abstengan de fumar.

Sin embargo, para aquellas personas que se encuentran en proceso de eliminación del hábito o que aún no han empezado a dejarlo, tenemos varias recomendaciones que servirán para disminuir en alguna medida los efectos del tabaquismo.

Asistir a consulta odontológica periódicamente

Es de vital importancia acudir a la consulta al menos dos o tres veces por año. Esto así, para poder anticipar cuando es posible, la necesidad de limpiezas bucales para prevenir caries, atender las encías o para vigilar la existencia de alguna enfermedad periodontal.

Aumentar la frecuencia del cepillado

Una de las prácticas que puede ayudar a disminuir la formación de caries, es aumentar el número de cepillados con una crema dental que contenga fluoruro. Actualmente, en el mercado es fácil conseguir productos avalados que combaten el sarro y ayudan a combatir las manchas.

Otro hábito que puede ser de mucha utilidad, es el uso del hilo dental, puesto que por ser más delgado, es posible que llegue y limpie zonas que no son de fácil acceso para los cepillos de dientes convencionales.

La invitación es a procurar preservar la salud bucodental en todo momento. Y para ello, es bueno tener presente que nunca es tarde para abandonar costumbres que son perjudiciales para la salud.