Mejores trucos para que los niños superen el miedo al dentista

Algunos expertos estiman que más del ochenta por ciento de las personas sienten algún nivel de temor a la hora de visitar al odontólogo. Este porcentaje es aún mayor cuando se trata de niños. En este sentido, es comprensible que se sientan nerviosos ante una situación que potencialmente puede provocarles dolor.

Si quieres saber como minimizar el temor que sienten los niños a la hora de visitar al dentista, esta guía tiene mucha información, consejos y sugerencias que te ayudarán a lograrlo.

¿Dónde nace el miedo al dentista?

Para poder enfrentarse a este tipo de problemas es importante conocer de donde provienen. Como la mayoría de los miedos, el temor al dentista se desarrolla generalmente en la infancia y son producto de la influencia de otras personas (especialmente las actitudes y opiniones de los adultos que los rodean). Es decir, los niños desarrollan el miedo al dentista debido a la forma en la que los adultos se comportan. 

El temor al odontólogo que sufren los niños, también puede ser debido al temor natural que sienten los seres humanos ante lo desconocido.

Los especialistas de todo el mundo reconocen que el miedo al dentista en la mayoría de los adultos, se debe en gran medida a las experiencias negativas que se tuvieron en el pasado (durante su infancia).

Consejos para ayudar a los niños a superar el miedo al dentista

Esta es una lista que te permitirá ayudar a los niños a disminuir sus temores antes de visitar a un especialista dental. 

Busca el especialista correcto

Para nadie debería ser una sorpresa que la actitud del odontólogo ante los niños es uno de los principales factores para generarles confianza y disminuir los posibles temores que puedan tener. Por eso es importante que el especialista dental use un lenguaje sencillo, claro y que el infante entienda.

Ahora bien, en algunos casos es recomendable visitar varios dentistas con experiencia en atención a niños y escoger el que más le infunda confianza. En este punto, también es importante que escojas un consultorio especializado en el trato infantil. Estos espacios están decorados pensando en los niños, son más amigables con ellos y harán que la experiencia sea menos traumática.

Intenta generar confianza

Es importante que el infante se sienta apoyado en todo momento, además es indispensable que le hables y que le hagas saber que nadie le va a hacer daño y que todo va salir bien.

Mientras conversen es importante que utilices expresiones positivas y evitar las negativas como: “no te va a doler”. SI lo haces, solo conseguirás ponerle ideas en su mente y puede que en realidad el pequeño ni haya pensado en eso.

Una distracción puede ayudar

Para los niños, en especial para los más pequeños, un juguete puede ser de gran ayuda para disminuir el nerviosismo. Es conveniente hablar con el infante y hacerle bromas antes de que comience la visita. Así, se sentirá feliz y cómodo. Recuerda que en la mayoría de las situaciones el humor puede ser muy relajante, le permitirá estar más tranquilo y la experiencia no le parecerá aterradora. La música también puede ayudar a reducir el miedo.

Un refuerzo positivo (el gran aliado) 

Para los pequeños, es posible, que tener dientes bonitos, una sonrisa sana y buenos hábitos de higiene no signifiquen gran cosa. Pero un refuerzo positivo puede motivarlos a visitar al especialista dental. La mayoría de los dentistas pediátricos reparten pequeños juguetes o pegatinas a sus pacientes después de una visita. 

Si el infante sabe que después de ir al odontólogo recibirá un pequeño regalo, que será genial y divertido, estará más dispuesto a asistir sin sentirse nervioso.

Relaciona la experiencia con algo positivo

Cuando los infantes relacionan una experiencia con algo agradable, no se incrementa su nivel de estrés y se mantienen relajados.

Juega al dentista

Algunas ocasiones, representar una situación puede ayudar a disminuir los nervios de los niños y los prepara para cuando realmente se encuentran ante el dentista. Este tipo de juegos les permite familiarizarse con lo que sucede en el consultorio del especialista dental y pueden prepararse un poco mejor para la visita. 

Es importante que el infante se involucre en el juego. Puede sentarlo en una silla de dentista simulada, revisarle sus dientes, mirar dentro de su boca, contarle los dientes, etc. Al finalizar agradécele por la “visita” y establezca un día para volver a jugar. 

Cómo lidiar con la primera visita al dentista

Para todos y en especial para los pequeños es importante asistir al odontólogo. Así se puede detectar y corregir posibles caries o algún otro problema bucodental que requiera la atención de un especialista. 

Los adultos (en general los padres) deben crear conciencia en los pequeños sobre la higiene dental y los buenos hábitos que deben adquirir. Pero eso no basta, se requiere asistir a una revisión con un especialista al menos 2 veces al año.

Para todas las revisiones y, en especial para la primera, es importante generar en el infante una sensación de seguridad y tranquilidad sobre el asunto. Así se sentirá a gusto y en confianza con el especialista dental, en lugar de crear miedos que perdurarán toda la vida.