☎ Llámanos:

Cómo tratar la sensibilidad dental

Algunas personas cuando comen o beben algo frío o caliente (o durante una limpieza bucal), sienten una punzada de dolor muy fuerte que dura poco tiempo y que al instante comienza a disminuir de intensidad. Si esto te ocurre es muy probable que esté sufriendo de sensibilidad dental o hipersensibilidad.

La hipersensibilidad es una de las molestias bucales más comunes de la población entre los 18 y 40 años de edad. Por ello, para conseguir tratar con éxito este inconveniente, es importante que conozcas que lo causa y sus posibles soluciones. Además, no olvides de visitar a tu dentista en Santander con regularidad.

¿Por qué duelen los dientes al comer un helado o tomar un café?

La hipersensibilidad dental no es un problema aislado, es una molestia que afecta entre el 30 y el 40% de la población. Por su parte, si no se aplica un tratamiento a tiempo puede tener repercusiones muy graves en la salud del afectado.

Aunque la hipersensibilidad puede deberse a múltiples factores, por lo general es causada por la exposición de la dentina que es la parte más blanda del diente y se encuentra situada bajo el esmalte dental. La dentina contiene unas estructuras como canales microscópicos (llamados túbulos dentinarios), que cuando se desgasta el esmalte quedan expuestos.

Según algunos de los estudios realizados en este sentido, los fluidos situados dentro de los túbulos sufren alteraciones ante estímulos externos térmicos, osmóticos o físicos que conduce la excitación nerviosa provocando el conocido dolor de la sensibilidad. Dicho de otra forma: Es por estos canales que el calor, el frío y otros elementos encuentran un camino hacia los nervios y las células interiores del diente, activando el sistema nervioso y provocando el dolor agudo.

En este punto y como recomendación general para minimizar el riesgo de sufrir hipersensibilidad dental, es importante mantener una buena salud de la boca (específicamente de la dentina), así el interior del diente queda protegido por el esmalte. Aquí es conveniente recordar que si la pieza dental tiene algún problema o patología existe la posibilidad de que los túbulos dentinarios queden expuestos a los estímulos externos. Si esto ocurre, se pueden producir molestias que, por lo general, con el paso del tiempo tienden a empeorar tanto en su frecuencia como en intensidad.

Consejos para evitar la hipersensibilidad dental

Como casi todos los problemas odontológicos, la sensibilidad dental comienza por lo general por una escasa salud bucodental. Para evitar este tipo de dolor (o minimizar sus efectos) es recomendable tomar una serie de medidas, nada complicadas y sí muy beneficiosas, que ayuden a mejorar la salud bucal. 

En ese sentido, lo mejor es comenzar a llevar una adecuada higiene bucal con productos hechos para este fin, además acostumbrarse a una rutina de limpieza y ser constantes con ella. Aquí, es indispensable utilizar un cepillo dental específico (mejor si tiene cerdas extra suaves) y limpiar las piezas dentales con movimientos circulares.

Realizar regularmente esta limpieza con cuidado y de forma delicada hará que el dolor no empeore cuando te cepilles. También es muy recomendable utilizar una pasta dentífrica que contenga flúor no abrasivo y otras características especiales para la sensibilidad dental.

Otro elemento que algunos menosprecian, pero que en realidad es de mucha ayuda es el siempre confiable hilo dental. Es recomendable usarlo en cada limpieza porque llega allá donde el cepillo no puede y retira los restos de comida ayudando a evitar la aparición de sarro o placa bacteriana.

De igual manera, es de tener en cuenta el flúor. Sin embargo, debe ser utilizado con precaución y solo si es recomendado por un profesional, ya que utilizar demasiado flúor o uno inadecuado puede ser contraproducente y provocar más daño en el esmalte.

En este punto es importante que tomes en cuenta que, si llevas un tiempo siguiendo una rutina de higiene bucal adecuada, pero aun así sigues teniendo dolor, lo mejor es que acudas a ver a tu odontólogo de confianza. De esa forma, el profesional te puede evaluar para saber si tu problema de sensibilidad se debe a otra cosa y ver qué tratamiento dental es el mejor para tu salud bucodental.

Tratamientos odontológicos para eliminar la sensibilidad de los dientes

Si sufres de dolor en los dientes al ingerir algo frio o caliente, es importante que evites tomar algún medicamento por tu cuenta o comenzar algún tratamiento sin visitar a un especialista. El odontólogo es el profesional adecuado para evaluar tu dolencia y, después de realizar el diagnóstico debido, es quien deberá prescribir el tratamiento más adecuado.

En la actualidad hay una gran variedad de procedimientos para tratar este tipo de dolores. A continuación, encontrarás los más comunes.

Procedimiento para disminuir la sensibilidad (desensibilización)

Existe un tratamiento específico para la desensibilización de las piezas dentales. El mismo no es muy complicado y consiste en aplicar un tipo de resina para cubrir la superficie afectada del diente.

De esa forma se logra que la sensibilidad de la pieza dental dañada disminuya de forma significativa, lo que ayuda a que el dolor sea mucho menos intenso o incluso que desaparezca por completo.

Injerto de tejidos

Este tipo de tratamiento se basa en proteger las encías colocándoles injertos quirúrgicos. Estos injertos se obtienen usando el tejido de la misma boca del paciente. Esta es una vía natural de volver a dotar a los dientes de la fuerza que necesitan para que los estímulos externos no provoquen las punzadas de dolor.

Tratamientos de conducto

Este es uno de los procedimientos más comunes y efectivos para acabar con el dolor por hipersensibilidad. El tratamiento de conducto se puede ver como una pequeña intervención quirúrgica en la parte superior del diente, por donde se extrae el tejido dañado del interior. A continuación, se limpia el diente y se sella colocando una corona permanente en la parte de arriba.

Recomendación general para esta dolencia

En este punto es importante tomar en consideración que, si llevas un régimen de salud bucal adecuado, pero aun así presentas dolores punzantes en las piezas dentales, es importante que acudas al odontólogo.

Este dolor puede ser provocado por una enfermedad en las encías o también por la retracción de las mismas. El especialista puede examinarte para identificar la causa de los dolores y recomendarte el tratamiento más adecuado según el caso.